Qué gran cante y que Palo más Flamenco, tan querido por artistas y aficionados a nuestro Gran Patrimonio Inmaterial de la Humanidad como es nuestro amado Flamenco.

De este grandísimo cante podríamos decir musicalmente, que tiene una copla de cuatro y a veces tres versos octosílabos según sea la composición de la copla.7 Están considerados como uno de los Palos básicos del Flamenco y su origen se sitúa en la segunda mitad del Siglo XIX ente Sevilla y Cádiz, extendiéndose por Málaga, Granada, Jaén y Extremadura cada uno de ellos con su sello personal.

Su máximo nivel lo alcanzan en la “Época Dorada del Flamenco”, en los cafés cantantes de la época. Fueron muchas figuras del cante de la época los que llevaron a este estilo a lo más alto, entre los que se encontraban Enrique “El Mellizo”, Aurelio Sélles, La Niña de los Peines, Juan Cántaro y Porrina de Badajoz.5

En la Guitarra Flamenca se tocan “por medios” y hoy en día se usan infinidad de tonalidades en las cuales poderlos tocar.

8En esta ocasión he elegido unos bonitos “Tangos” con un toque muy personal, interpretados por uno de los Grandes Maestros de la Guitarra Flamenca Jerezana como es “MORAITO”. Este Gran Maestro que ya a los 11 años debuto junto su tío “Manuel Morao” y fue Premio Nacional de Guitarra Flamenca 1972 y 1986 contando con el Giraldillo a la Maestría de la Bienal 2010, no ha dejado de sorprendernos con  sus interpretaciones con sabor a Jerez y aunque ya no se encuentre entre nosotros, 6sigue estando presente por el gran legado que nos ha dejado a todos los Guitarristas y en especial a la Guitarra Flamenca, muestra de ello son estos Tangos llamados “Rocayisa”, 4donde nos envuelve con la magia que desprende su toque y nos describe todo el arte que llevaba dentro este Maestro del Toque Flamenco.

Por Ángel Hernández Sevilla

Fundación Guitarra Flamenca.

www.fundacionguitarraflamenca.com

Deja una Respuesta