La gastronomía forma una parte muy importante de la cultura y las tradiciones de cada región, por ello probar sus productos y sabores es uno de los mejores modos de conocer a fondo un lugar. Estos productos autóctonos se encuentran en los mercados de abastos tradicionales en donde venden alimentos frescos y de primera calidad. Estos espacios se están modernizando ya que, ahora no solo venden productos sino que existen puestos en los que se ofrece comida cocinada de gran variedad. Sevilla es un claro ejemplo de este nuevo tipo de mercado gastronómico, lo cual se convierte en un atractivo más para visitarla, a parte de su riqueza monumental, el buen tiempo y el ambiente.

El Mercado de la Lonja del Barranco es uno de los más conocidos y bonitos de Sevilla. Su edificio fue diseñado por el ingeniero Gustave Eiffel a orillas del Guadalquivir y desde su origen estuvo vinculado a los productos marinos. Cuenta con 20 puestos de comida entre los que destaca la comida autóctona y del resto de España como arroces, quesos y cocina gallega, y la internacional con comida japonesa o americana. Cabe destacar que se realizan catas de los mejores vinos, conciertos, teatro y cocina en directo, también llamado show cooking.

El Mercado de Triana, cerca del puente del mismo nombre, es el lugar perfecto para ir de tapeo en Sevilla. Originariamente este edificio se remonta a la época árabe y no fue hasta el siglo XIX cuando comenzó a ser mercado de abastos. Además de vender los productos más frescos, en los puestos de hostelería ofrecen carnes, quesos y el mejor jamón cortado por especialistas. Los productos estrella de este mercado gourmet son las ostras, las cervezas delicatesen y el puesto de abacería. Si después de haber probado las tapas quieres aprender a hacerlas, en algunos puestos se imparten cursos de cocina de tres horas de duración por chefs profesionales.

En pleno casco histórico de Sevilla, se encuentra el Mercado de la Feria, un lugar ecléctico ya que en él podrás encontrar gastronomía de diferentes partes del mundo. El ambiente es inmejorable, gracias a la música en directo y la terraza en la que disfrutar de la belleza de las calles andaluzas. La virtud de este mercado está en la variedad, y es que podrás probar hasta ocho tipos de croquetas, guisos y arroces o comida oriental, mexicana o japonesa, es decir, desde las recetas más tradicionales a las últimas tendencias en productos gourmet con un formato que te permite probar diferentes platos.

Por último, el Mercado del Arenal construido en lo que fue un convento y posteriormente una cárcel, ahora es un espacio en el que disfrutar de la gastronomía gourmet. El producto estrella es el pescado y el marisco, de ahí que abunden puestos dedicados al mar, pero también ofrecen fruta, carnes incluso tiendas de ropa y floristería. Cuenta con un puesto que ofrece comida vegetariana, y una tienda de comida ecológica muy completa. Para el postre existe una tienda de té y chocolates, además de cafeterías y heladería.

Deja una Respuesta